12
Dom, Jul

El pasado 18 de octubre se realizó en el salón de actos de la FCEIA el Acto Académico de Colación de Grado de la promoción 2018-2019 en donde se distinguió a los 344 nuevos/as profesionales.

La ceremonia de entrega de recordatorios se realizó en dos actos consecutivos a los que asistieron autoridades, docentes y una gran cantidad de familiares que colmaron el salón. 

En el primero de los actos se homenajeó a las y los graduados/as de las carreras de Ciencias Exactas, Licenciatura en Ciencias de la Computación, Licenciatura en Física, Licenciatura en Matemática y Profesorado en Matemática y de Ingeniería Civil y Mecánica. Mientras que en el segundo turno se entregaron los diplomas recordatorios a quienes egresaron de las carreras de Ingeniería Eléctrica, Electrónica, Industrial y Agrimensura.

La encargada de entregar los certificados fue la decana de la institución, Graciela Utges, quien estuvo acompañada en el escenario por el Vicedecano,  Damián Portaro; el Secretario Académico, Mauro Soldevila; el Secretario de Asuntos Estudiantiles, Fabián Martella y por autoridades y docentes correspondientes a cada carrera.

Mejores promedios / En ambos actos, se realizó una distinción especial a los mejores promedios de cada una de las carreras entregándoles un certificado, un libro y una medalla como recordatorio. Los mejores promedios fueron: de Licenciatura en Física, Luciano Sebastián Zinni; de Licenciatura en Ciencias de la Computación, Marcos Andrés Pividori; de Electrónica, Clara Lucía Galimberti; de Licenciatura en Matemática, Lucas David Venturato; de Civil, Gonzalo Nicolás Capra; de Profesorado en Matemática, Mariana Borbiconi; de Industrial, Ana Guzzo; de Mecánica, Julián José Lucci; de Agrimensura, María Cecilia Torralba y de Eléctrica, Germán Jesús Santandrea.

El Programa del Acto, con el  listado completo de graduadas/os, puede descargarse AQUÍ

IMG 20191018 175800081 HDRIMG 20191018 200937394 HDR

IMG 20191018 193113593 HDRIMG 20191018 211735730 HDR

 

 

Para ella, es necesario trabajar contenidos conceptuales, procedimentales, actitudinales,  contenidos ligados a la ciencia de la educación, la historia y filosofía de la ciencia, para mostrar a las y los  estudiantes que la ciencia es viva. “Tenemos la impresión de que la física y la matemática no cambian, pero es sólo una ilusión. En la física, por ejemplo, trabajamos constantemente con nuevas tecnologías, incursionamos nuevos estudios, la ciencia evoluciona todo el tiempo”, destacó Beatriz Salemme. De acuerdo a su experiencia, se necesita una enseñanza diferente, no una enseñanza tradicional.
La especialista brasilera en Didáctica de la Enseñanza resaltó la importancia de que los docentes de los distintos niveles estén preparados, también, para adaptarse a los cambios generacionales y cuenten con las herramientas para que sus clases respondan a las nuevas demandas de los estudiantes. 
“Todos los años cuando recibo un grupo de alumnos que se que van a estar 5 años en la universidad para después salir al mundo del trabajo, me propongo como desafío pensar ¿qué mundo les espera de aquí a cinco años? ¿Cómo va a ser esa nueva generación de profesionales?” indicó Beatriz convencida de que año tras año son diferentes los objetivos que debe plantearse. “Tenemos el desafío de formar profesionales de otra generación” destacó.
La especialista en educación valoró la importancia de contar siempre con diferentes opciones metodológicas que permitan explorar distintas técnicas según el grupo con el que se esté trabajando. “A veces percibo con tristeza que muchos profesores dicen ‘yo enseño, si ellos aprenden es otro problema’ y no es así, es mi responsabilidad como docente que los estudiantes comprendan. Entonces nuestro gran desafío es estar alerta para encontrar la forma de que nuestros alumnos de hoy se interesen por lo que se está explicando”.
Entre las herramientas que utiliza en el aula es el trabajo con películas en las que se aborden temas de interés para ser tratados desde diversas disciplinas. Así por ejemplo, con uno de sus grupos de estudiantes de secundaria tomaron una escena del “Código Da Vinci” en la que aparece un código en formato de una secuencia de Fibonacci. “Tomando esa secuencia también trabajamos con su profesor de biología, conversamos con el profesor de historia, la profesora de física. El abordaje fue integral”, relató la especialista en educación.
 
“A mí me enseñaron cierta información de una manera puntual pero nos tenemos que dar cuenta que somos de otra época. A veces las personas no perciben la importancia del cambio generacional y hay que comprender que la enseñanza es un proceso dinámico que se retroalimenta” concluyó Beatriz.